Perder peso

El peso depende de la ingesta. Si se come más de lo que se gasta, se engorda. La ecuación es sencilla.

Se necesita un compromiso real para perder peso.

Se llega al sobrepeso o a la obesidad por diversos problemas: estrés, problemas personales, de pareja, familiares o laborales.

La dieta y el ejercicio son una parte, la otra: solucionar los conflictos pendientes.

Si los mismos problemas siguen dando vuelta sin resolver, no cambiarás nada.

Tu imagen no cambiará mientras tú no cambies.

Hay que introducir hábitos que funcionen para nosotros adaptados a nuestro ritmo particular.  Cada persona se enfrenta a una problemática diferente y hay que intentar introducir hábitos que sean factibles para nosotros. Se comienza por pequeños pasos, pero si se realizan cada día, por pequeños que sean marcan una diferencia. Es mejor el 10% de algo que el 100% de nada . Eligiendo no elegir, estás eligiendo. Elige algo que redunde en tu beneficio porque cuando se comienza a ver un progreso uno se anima a dar pasos más grandes.

Confía en ti mismo y concéntrate en tu objetivo.