Problemas en el trabajo

Los problemas en el trabajo están a la orden del día.

Están los problemas inherentes al trabajo o técnicos, de dirección y organizativos, de formación insuficiente, de falta de visión global, de falta de previsión, entre otros. La lista es larga y propia de cada actividad.

Y están los problemas ocasionados por las relaciones interpersonales con los miembros de la empresa, sean jefes, colaboradores, compañeros de trabajo, subalternos, recursos humanos, clientes, proveedores y un largo etc.

Sabemos que aún para resolver los problemas técnicos o propios de cada trabajo necesitamos la colaboración de la gente de la empresa. Y todos los empleados son importantes. Cada uno cumple una función.

Los problemas causados por las relaciones interpersonales dificultan los resultados. Apetecería que éste o aquel fuesen diferentes, trabajasen mejor, tuviesen una actitud más positiva, pero no se los puede cambiar.

¿Qué se puede hacer? ¿Cómo obtener un nivel de satisfacción más alto en beneficio propio?

Aprender a relacionarse satisfactoriamente con los demás es importante para cada uno a nivel personal. Si se saben manejar las situaciones que se presentan, se estará mejor capacitado para resolver cualquier tipo de conflicto. Es un entrenamiento como cualquier otro.

Son técnicas sencillas que, de manejarlas adecuadamente, nos facilitan el día a día.

Difícil es lo que no manejamos con soltura, fácil es lo que hacemos sin que nos cueste trabajo.

Facilítate la vida, aprende a convivir.

Hay personas que ante los fracasos bajan su nivel de autoestima, otras van a terapia por depresión, algunos están sometidos a tratamiento por ansiedad y otros muchos terminan con diferentes tipos de adicción: sea al sexo, al tabaco, al alcohol, las drogas o simplemente engancharse todo el tiempo libre a internet. Hay quienes cambian sus hábitos alimenticios hasta destrozar su salud y/o apariencia física, algunos engordan excesivamente y otros pierden peso. Cada uno encauza su insatisfacción como mejor puede. Nadie puede dar lo que no tiene ni hacer lo que no sabe.

Se puede aprender de los fracasos, de lo que no sale bien.

La decisión de tomas las riendas de nuestra vida y ser responsable de nuestros actos en beneficio propio está a nuestro alcance.

Se ha de tomar conciencia de que hay una serie de acciones que no facilitan la vida sino que la dificultan. Es cambiar hábitos y forma de enfocar situaciones. Es mirar el cuadro desde otro ángulo. Observar las mismas cosas con otra perspectiva.

El resultado de empezar a actuar en forma diferente redundará en resultados diferentes.

Si con lo que se cuenta es insatisfactorio y se desea transformarlo en satisfactorio, no se puede seguir haciendo siempre lo mismo.

“Problema” significa algo que no se sabe resolver correctamente. Se ha de tomar como una lección de  algo que todavía, no se ha aprendido a hacer.  Si se sigue sin estudiar cómo se puede hacer diferente se seguirá fallando ante cada situación parecida.  Por ejemplo: si se tiene un examen de geografía, tema: océanos, localización y nombre. Si hoy no se estudia, no se aprueba el examen. Si mañana ponen el mismo examen, mismo tema y no se estudian los océanos, la nota obtenida será la misma: insuficiente. Nivel de satisfacción: muy bajo. Estudiando el nombre de los océanos y su localización se obtendrá como nota: sobresaliente. Nivel de satisfacción: alto.

Aprende de los errores. Empieza a acertar. Aprende a convivir. Eleva tu nivel de satisfacción personal.

No importa lo que hagan los demás. En esta carrera sólo estás tú, compitiendo contra ti mismo. Logra la mejor versión de ti mismo cada día. Trabaja en pos de tu mejoramiento o crecimiento personal. La excelencia se adquiere con la práctica.