Enfado

El enfado es una emoción, un mecanismo de defensa que te alerta de que algo no va bien en una situación. El problema no es el enfado sino cómo lo manejamos.

El enfado nos impide conciliar el sueño, comer correctamente, no nos deja concentrarnos eficientemente en nuestras tareas, nos distrae, nos vuelve poco flexibles, nos cansa. Es un veneno que destruye nuestra felicidad y nuestras relaciones.

El enfado contrae los músculos y causa estragos en la salud.

Un rostro enfadado no se arregla con maquillaje o cirugía estética. El cambio debe venir desde adentro.

El resultado de manejar el enfado en una forma saludable redunda en una vida más feliz y satisfactoria. Te sorprenderá del impacto que produce en tu entorno, en la gente que te rodea y cómo afecta sus vidas. Estar con una persona feliz nos cambia la vida.

Respira hondo y decide qué harás.

La vida sólo se vive una vez. Disfrútala.

Si quieres puedes cambiar. No puedes cambiar la vida, pero puedes cambiar tú.

Decide trabajar por lo que deseas lograr. Un trabajo personal que nadie puede hacer por tí.

Se trata de cambiar actitudes y estados mentales.

Todo se puede aprender.

Entrénate para vivir tu propia vida.

Entrénate para ganar.

Es cuestión de elección.